Conóceme

Siempre tuve vocación por cocinar y crear recetas saludables pero ricas a la vez, por ese motivo, decidí estudiar para ser Chef en la ciudad de la cocina joven y sin reglas, de la mezcla de culturas y sabores, Melbourne.

Al iniciar mis estudios, comencé a trabajar y a ganar experiencia en la cocina simultáneamente. Me fui forjando en distintos restaurante y hoteles de la ciudad, dónde las diversas gastronomías, las técnicas empleadas, la alta competitividad y el encanto de lo distinto despertó en mí una pasión insaciable, de esas que te quitan el sueño pero no las ganas de soñar.

A pesar de tener escasas horas libres, siempre buscaba la forma de aprender nuevos platos practicando en la cocina de mi casa. iUy! No se imaginan cuántas veces se encendieron las alarmas anti-humo, mi esposo es testigo de esto.

Ser profesional en esta industria no es sencillo, y mucho menos sí estudias a tiempo completo simultáneamente. A los pocos meses empecé a tener dolores de espalda baja y mis piernas se comenzaron a hinchar por estar tantas horas de pie de manera continua. Yo siempre he sido una mujer de retos, por eso no le presté atención; mi foco era ser la mejor en lo que hacía.

Luego de un largo tiempo y recorrido por restaurantes y hoteles de la ciudad, todo parecía ir bien pero, aunque estaba feliz con mi carrera profesional, sentía un vacío en mí que no lograba entender y bueno, los dolores se intensificaron hasta que iPum!, colapsé.

Un día de trabajo, sentía tanto dolor lumbar que no me pude parar, lloré y entendí que no podía seguir trabajando en cocinas comerciales. A pesar de que nunca dejé de hacer ejercicio, al menos 4 veces por semana, mi estado físico se deterioró y consigo el emocional también. Luego de varios chequeos, los resultados arrojaron que 2 de los discos inferiores de mi columna vertebral comprimieron el nervio cervical. También tenía insomnio y problemas circulatorios.

Ser chef profesional no es fácil. El trabajo diario es intenso y debes ser un apasionado de esta industria para mantenerte allí. Mi verdadera pasión es la comida, no trabajar en una cocina comercial. Por eso nunca me sentí completamente satisfecha mientras era chef en restaurantes y hoteles.

El intenso dolor que experimenté me hizo apoyarme en mi esposo una y otra vez. Hasta que uno de los días de más intenso dolor (en el que no podía ni levantarme de la cama), él señaló algo que yo no había notado:

“Tú decides si continuar así o detenerte. Sólo recupérate y crea un nuevo comienzo para ti”, me dijo.

En ese momento decidí notificar mi renuncia, dedicarme a mi recuperación y empezar de nuevo.

Este proceso fue un poco duro al principio, pero con enfoque, motivación, creyendo en mí misma, el apoyo incondicional de mi esposo, junto con los consejos de mi madre y los mensajes de ánimo de mi hermano desde el extranjero, pude sobrellevar la situación y recuperarme.

Me tomó 6 meses ser la misma chica saludable sin dolores de antes, durante ese tiempo fui varias veces al médico para revisar mi espalda. También me traté con medicina natural, medicina china, yoga y entrenamiento continuo para lograr mi total recuperación. Los tratamientos, más la constancia, disciplina y paciencia fueron las claves para no volver a sentir dolor y también me ayudaron a recuperarme emocionalmente. Fue en ese momento donde me conecté de nuevo con el deporte, la salud y el bienestar… en fin, conmigo misma.

El entrenamiento y los deportes siempre han sido parte de mi vida. Una vez más, mi esposo me animó a comenzar mi carrera en el entrenamiento físico y la nutrición. Fue un nuevo inicio para mí, vendría repotenciada en conocimiento y experiencia con una sola intención: Cambiar mi vida y las de los demás. ¿Sabes? A veces las buenas personas que tenemos alrededor saben más de nosotros que nosotros mismos y nos ayudan a abrir los ojos. Ese fue mi caso. Ahora, sin dolor y 100% recuperada, puedo decirlo.

maria-know-me

¡El poder mental, la motivación y la confianza en nosotros mismos pueden llevarnos a lograr todo!

Siempre he sido muy positiva, así que nunca tomé mis problemas de salud muy en serio. Tengo una relación muy buena con mi cuerpo y siempre supe que todo es recuperable, incluso la salud, cuando actúas a tiempo. Muchas personas pasan por lo mismo -o incluso cosas peores- y necesitan conocer historias como la mía para tener ánimos, esa fue una de las razones que me llevo a contarla por primera vez.

El estilo de vida fitness me devolvió mi personalidad, autoestima, confianza en mí misma, creatividad, energía, felicidad, cuerpo, bienestar, estabilidad, salud y esos sueños que se alejaron de mí mientras era chef comercial.

Todos tenemos salvavidas que nos mantienen a flote en aguas profundas. Yo he tenido 4: Mi determinación, mi esposo, mi familia y mi salud física.

  • María
    María

    María está calificada como entrenadora personal, instructora fitness, coach de nutrición, Chef y atleta. Su filosofía se basa en la transformación simultánea de la mente y cuerpo para lograr resultados desde adentro hacia afuera; revitalizar la salud y repotenciar la energía para lograr el cuerpo deseado, a través de métodos 100% naturales y saludables.

¡Hablemos!

¿Preguntas? No dudes en contactarme para más información y te responderé lo antes posible

¿No se lee? Cambiar texto captcha txt
0